Enseñar a bailar Country Line Dance
Cómo enseñar a bailar Country Line Dance
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on whatsapp

Enseñar a bailar Country Line Dance

Si te gusta el Country Line Dance, es posible que en algún momento te plantees enseñar a bailar. Si es así, estoy encantado de contarte mi método.

Enseñar a bailar Country Line Dance se ha convertido en mi pasión. Es muy gratificante ver como la ilusión de las personas que quieren aprender a bailar se convierte en realidad. No importa la edad ni la condición física, todo el mundo puede acabar bailando y disfrutando. Haber contribuido a que esto sea así es una sensación inexplicable.

Por puro egoísmo

Para ser sincero, me metí en esto por egoísmo puro. Siendo de Barcelona, en el año 2003 fui a vivir a Madrid por motivos de trabajo. Conmigo me llevé la música country y mis enormes ganas de bailar.

Acepté mi nuevo trabajo sin tener ni idea que en Madrid el Country Line Dance no existía. Y no me refiero al Catalan Style, sino que no había nada en absoluto. Ni gente que bailara, ni profesores, ni locales, ni nada de nada.

Pasaba las noches en Internet buscando foros sobre Country, lo que fuera. Durante ese tiempo encontré a María, pero no en Internet, estaba encima de un caballo.

Me resistía a creer que en la capital de España todo lo que sabían de Country Line Dance es eso de “no rompas más…”

Tras un montón de meses de búsqueda, reuní a ocho personas interesadas en aprender a bailar Country Line Dance.

De las ocho, tres eran desplazados de Barcelona y otra era María.

Cómo alguien tenía que hacerlo, me hice cargo de la docencia.

Enseñar a las personas como si fueran caballos

Enseñar a bailar era una actividad de la que no tenía ninguna experiencia. Pero sí que tenía experiencia como “profesor”. Aunque no con personas, con caballos.

Este es mi secreto. No hay otro. Si soy capaz de hacer que un caballo aprenda lo que quiero enseñarle, tengo que se capaz de hacer lo mismo con una persona. ¿No?

Te aseguro que los humanos tienen ciertas ventajas sobre los caballos. Y los caballos tienen también algunas ventajas sobre los humanos.

La primera ventaja de los humanos es la comunicación. Las personas tenemos un lenguaje muy rico, basado en la palabra, y todos lo conocemos. Barreras idiomáticas aparte.

Los caballos también tienen una comunicación muy profusa. Utilizan un lenguaje parecido al de los sordomudos. Se comunican con gestos. Además, no tienen barreras idiomáticas entre ellos.

Los humanos somos bastante rápidos aprendiendo. Cuanto más jóvenes somos más rápido aprendemos.

Los caballos jóvenes también aprenden mucho más deprisa que los adultos. Pero cualquiera de ellos aprende más rápido que un humano. La rapidez de aprendizaje de un caballo es primordial para su supervivencia.

¿Cómo se enseña a un caballo?

A un caballo se le enseña en un cercado redondo, sin esquinas. Esto es muy importante, porque no tiene donde darte la espalda. Un círculo no tiene principio ni fin.

Hay que llamar su atención y mantenerla. Se sabe que el caballo está pendiente de ti porque su oreja interior se mantiene “enfocada” hacia ti, que estás situado en el centro del círculo.

Luego, tienes que contarle lo que quieres que haga. Y tienes que hacerlo en su lenguaje gestual, o no te entenderá.

Pero para que la comunicación sea más fluida, tendrás que inventar un nuevo “idioma” en su lenguaje gestual que comprendáis los dos. Fácil, ¿verdad?

Cuando consigues que el caballo haga lo que le pedías, tienes que repetirlo tantas veces como haga falta hasta que la respuesta sea automática.

Enseñar a bailar - Doma Ebro 02

Ebro es un potro de cinco años. En menos de tres horas pasó de no saber lo que era una silla de montar a permitirme subir a su lomo sin protestar. En este punto comienza la doma, pero ya nos entendemos.

Enseñar a bailar - Doma Nysa 01
El caballo te presta atención cuando su oreja interior está orientada hacia ti.

La primera lección va antes que la décima

Lógico, ¿verdad? Pero lamentablemente poco frecuente. Cuando te dispones a enseñar a bailar, debes hacerte un buen “plan de estudio”.

Las coreografías que puedes ver en el Curso de iniciación al Country Line Dance que hay en esta web, no están elegidas ni ordenadas aleatoriamente. Cada una de ellas cumple un propósito muy concreto. El nivel de dificultad se incrementa gradualmente, no de forma abrupta o inconsistente.

Si has tomado la decisión de empezar a enseñar a bailar es porque, mejor o peor, tu ya sabes hacerlo. Por tanto, recuerda cómo fue tu primer día. ¿Qué tal te fue la primera vez que intentaste aprender una coreografía?

De cómo vaya el primer día de un alumno depende que vuelvas a verlo otra vez.

El secreto es que el principiante se vaya de clase tras:

  • Haber bailado
  • Haberlo pasado bien
  • Tener la sensación de que puede hacerlo

Si el menú que has preparado es demasiado fuerte, olvídate de que repitan.

Por tanto, elabora un buen plan de coreografías, que vayan de menos a más suavemente y que sirvan para ir aprendiendo los grupos de pasos más fundamentales.

¡Y renueva esas coreografías! No te tires años enseñando lo mismo una y otra vez.

Porque luego hay que ir a bailar y si siempre pones los mismos bailes acabarás quedándote sin gente.

Observa a todos tus alumnos

Tener un espejo delante es genial. De un vistazo puedes ver lo que están haciendo todos tus alumnos a la vez.

No fijes tus ojos en cada una de las personas. Si lo haces, dejarás de ver cosas interesantes que pasan en otro ángulo de la sala.

Hay que intentar ver el conjunto, como si fuera un paisaje. Si lo consigues, verás quién se equivoca porque su error romperá el conjunto. Cada fallo será como una luz roja que parpadea.

Si no cuentas con un espejo, tendrás a tus alumnos de espaldas casi todo el tiempo. No los podrás ver, pero sí oír. Cuando tengan que hacer un stomp, debes oír sólo uno. Si hay “eco” alguien está llegando a destiempo.

En cualquier caso, cuando cambies de pared, los tendrás a todos delante y verás qué tal lo están haciendo.

Tener un espejo delante es ideal porque puedes ver a todos tus alumnos a la vez. Al principio es lógico que las cosas no salgan bien. Tu misión es corregir los errores y conseguir que todos bailen correctamente.

¿Cómo se corrigen los fallos?

Los fallos hay que corregirlos cuanto antes. Y es que si no se corrige un error rápidamente, éste puede quedar fijado. Luego es mucho más complicado de eliminar.

Sin embargo, recuerda que lo normal es que quien no sabe se equivoque. No te frustres si tus alumnos se equivocan. Ni los principiantes ni los avanzados. ¿O es que a los avanzados no les enseñas cosas nuevas?

Tranquiliza a quien se ha equivocado. Di en voz alta que es normal que no lo haya hecho bien. Dile que no pasa nada. Y corrígele. Cuéntale despacio cómo tiene que hacerlo.

Si sigue equivocándose en el mismo punto, ya no es culpa suya. Es culpa del profesor. 

Si lo que haces no funciona, no insistas. Hazlo de otro modo. Y sigue cambiando la forma de explicarlo hasta que te entiendan. Porque siempre será culpa tuya que no te entiendan

Los errores más comunes

Tras esa década y media enseñando a bailar Country Line Dance, me he dado cuenta de que los errores que cometen principiantes y avanzados siempre son los mismos.

En esta web hay un artículo que habla de ello, “Problemas al bailar y cómo solucionarlos”. Por tanto, no profundizaré en este tema ahora. Busca las soluciones en ese artículo, tan sólo te diré ahora cuáles son los errores más comunes:

1- Colocar el peso en el pie equivocado. Tienes que estar muy atento a esto. Cuando un paso no sale, la solución está en el paso anterior. El motivo es que el peso del cuerpo ha bloqueado el pie incorrecto.

2- Memoria. Si un alumno parece que lo está haciendo bien, pero cuando subes el ritmo o empieza el baile no puede seguir, es porque no ha memorizado nada. De todas las dificultades esta es la peor. La falta de memorización no tiene que ver con la capacidad mental del alumno sino que en lugar de memorizar, imita. Tiene solución, pero no de forma instantánea. Sí el problema les pasa a muchos a la vez, entonces es que no has practicado cada grupo de pasos suficientemente.

3- Problemas al cambiar de pared. En la primera pared, la que utilizas para enseñar una coreo, todo va bien. Pero al cambiar de pared, los giros van al revés o simplemente tu alumno se queda parado sin saber qué hacer. No es un problema de memoria sino de orientación en el espacio. Se soluciona fácilmente.

“Es responsabilidad del profesor hacerse entender”

Objetivos de las clases

Tus objetivos como profesor son distintos en función del nivel de tus alumnos.

El objetivo para tus alumnos avanzados es que aprendan coreografías complicadas que les gusten. Importan mucho más sus preferencias que las tuyas. Así que averigua qué bailes quieren aprender y prepárate bien para enseñarlos.

Para tus alumnos intermedios el objetivo es doble. Por un lado tienen que disfrutar bailando y por otro cada vez les tiene que costar menos aprender coreografías más complicadas.

Ten en cuenta que los bailes más espectaculares no tienen por qué ser los más difíciles. Averigua cuáles son y ofréceselos a tus alumnos intermedios. Aquí tienes algunos ejemplos de coreografías mucho más fáciles de aprender de lo que parece: los bailes más espectaculares. Busca entre los de “nivel intermedio”.

Tu objetivo para los alumnos principiantes es triple. Tienen que pasarlo bien. Tienen que aprender coreografías rápidamente para no estar bailando siempre lo mismo. Pero lo más importante, les tienes que enseñar a aprender cada vez más rápido.

Esto no significa que con tus alumnos tengas que tener prisa. Si has elegido bien, el primer día saldrán bailando. Tal vez necesites una hora para enseñar una coreografía que un intermedio aprendería en cinco minutos. No hay problema. De nuevo, recuerda qué tal te fue a ti tu primer día.

Con los caballos hay una máxima que dice: “El jinete dice qué, el caballo dice cuándo”. Con tus alumnos pasa lo mismo. Tú les dices qué tienen que hacer y tienes que estar dispuesto a esperar a que ellos consigan hacerlo correctamente. Que lo hagan antes o después depende en gran parte de ti.

“Si un alumno lo hace bien, es mérito suyo. Si se equivoca es culpa del profesor”

No te limites a enseñar una sucesión de pasos

Enseñar a bailar Country Line Dance va mucho más allá de enseñar una paso tras otro. Hay profesores que llegan a clase, enseñan la coreografía y se van. ¿Qué más, verdad?

Habla con tus alumnos. Cuéntales anécdotas relacionadas con el baile, con el coreógrafo, con el cantante… Todo ello motiva e involucra a quien aprende contigo.

Ponte en su lugar. Seguro que tú también tuviste dificultades parecidas por las que están pasando tus alumnos. Coméntalo y cuéntales cómo lo solucionaste.

Es más importante que hables de tu experiencia como alumno que como profesor.

Motívales a practicar en casa y a ir a bailar a otros lugares.

Y, sobre todo, escúchales. Escucha lo que dicen sus voces y sus caras. Con su expresión te están diciendo si están pasándolo bien o no.

Motiva a tus alumnos. Felícitalos cuando lo hagan bien, nunca es suficiente.

¿Quién aprenderá y quién no?

Por mi experiencia te aseguro que sólo aprenderán los que quieran aprender. Es decir, los que no lo consiguen son los que abandonan. Procura que si abandonan no sea por tu culpa.

A los pocos días con un grupo nuevo de principiantes tendrás ya una idea clara de quien avanzará más deprisa y de quién desistirá.

El Country Line Dance no es distinto que cualquier otra actividad. Cuanto más practicas, mejor lo haces. No hay otra receta. La práctica es la que define cuánto tiempo se tarda en aprender a bailar.

No todos los alumnos son iguales. Algunos acuden a clase porque les apasiona la música country. Otros porque han visto bailar y les ha emocionado. Otros simplemente quieren probar otra cosa. Y, en las academias de baile, hay quienes acuden porque no tienen pareja para aprender bailes de salón.

Los apasionados de la música o del Country Line Dance son los que le pondrán más pasión. Practicarán más y aprenderán más deprisa.

Los que han llegado por mera curiosidad puede que descubran que el Country Line Dance es algo fabuloso y acaben contagiándose de la pasión de los demás.

Los que simplemente aparecen porque no tienen opción de hacer otra cosa pueden también enamorarse del Country Line Dance, pero es posible que decidan que no es lo suyo. No te obsesiones por mantener en clase a éstos. Tu objetivo son los dos grupos anteriores.

De algún modo, intenta devolver la pasión de tus alumnos. Pero no dejes al margen a nadie. Jamás. Por ningún motivo.

¿Qué nivel de baile tienes que tener para poder enseñar?

La respuesta es totalmente lógica. Tienes que tener un nivel superior al que vas a enseñar.

Lo importante es que te prepares bien la clase. Ni se te ocurra enseñar nada que no domines. Será un fracaso y provocarás la pérdida de tiempo de la gente que confiaba en ti.

No es necesario que sepas todas las coreografías del mundo. Eso es simplemente imposible. Pero los bailes que vas a dar los tienes que dominar.

Cómo enseño yo

El artículo “El mejor modo para aprender a bailar” te dará las pistas necesarias para saber qué tienes que hacer para enseñar a bailar.

Las coreografías las divido en grupos de ocho tiempos. Así es como están en los vídeos tutoriales y también en las hojas de pasos. Encontrarás las hojas de pasos en la página de su coreografía.

Enseña el primer grupo de ocho pasos y repítelo, despacio, hasta que toda la clase pueda hacerlo sin errores. Normalmente, con tres o cuatro repeticiones suele ser suficiente. Aun así, insiste hasta que todos lo hagan bien.

Si se produce algún “atasco”, divide ese grupo de ocho pasos en grupos más pequeños.

Después haz lo mismo con el segundo grupo de ocho pasos. Cuando todo el mundo lo haga correctamente, júntalo con el grupo anterior y repite la sucesión de 16 tiempos varias veces.

Enseñar a bailar - Hoja de pasos

Observa si alguien se atasca en algún punto. Probablemente será por culpa de un peso mal colocado. Si ves que algunos alumnos han olvidado pasos, es que no has repetido suficientemente. Insiste de nuevo.

Cuando hayas completado la coreografía, repítela en cada una de las paredes que tenga.

Cuando las paredes salgan sin problemas, aumenta la velocidad.

Si todo va bien y nadie tiene dificultades, es el momento de enseñar los puentes o reinicios que pueda tener la coreografía.

Por fin puedes poner la música y bailar. Baila al menos un par de veces. Ves cantando los grupos de pasos mientras bailas y alterna numerando los tiempos del 1 al 8 en voz alta, ayudará a tus alumnos a recordar la coreografía.

Ensenar a bailar - Otras paredes
Cuando practiques las demás paredes comprobarás si la coreografía se ha memorizado. Si no es así, insiste en los puntos más débiles.

Los grupos de pasos

El Country Line Dance cuenta con gran cantidad de grupos de pasos. Estos se usan como bloques que conforman las coreografías. Sin embargo, para enseñar a bailar ni se te ocurra hacer clases sólo de grupos de pasos. Es una total pérdida de tiempo.

Pero cuando estés enseñando la coreografía, identifica los grupos de pasos que van apareciendo. Individualízalos. Tus alumnos, tienen que aprender los grupos de pasos y sus nombres porque te oyen a ti repetirlos una y otra vez. No porque se sienten a estudiar nada.

Aprovecha para explicar a los principiantes las posibles variantes del grupo con el que hayas topado.

Los que pueden ser un poco más complicados para un principiante, Coaster Step, Kick Ball Change, etc, repítelos un montón de veces. Hazlo como haciendo un paréntesis en la coreografía. Todo el tiempo que inviertas ahora en enseñar los grupos de pasos, lo recuperarás cuando todo el mundo sepa añadir un Jazzbox o un Grapevine sin necesidad de pensar.

Sentido común

Para todo lo que hagas en la vida el sentido común es fundamental y para enseñar a bailar también.

No des nunca nada por sabido. Ayuda especialmente a quien más lo necesite.

No todos pueden aprender a la misma velocidad. Invierte algo más de tiempo en los que tienen más dificultad, ayúdales a mejorar y no perder el ritmo de la clase.

Insiste a tus alumnos en que practiquen todo lo posible. Que lo hagan en casa y, si hay dónde ir, que vayan a bailar a algún honky tonk.

Si para ti acaba siendo la mitad de gratificante de lo que es para mí, enseñar a bailar Country Line Dance te hará muy feliz.

Pero te lo advierto, te va a robar un montón de tiempo. ¿Estás dispuesto a ello?

¡Animo!

Xavi Barrera

Enseñando a bailar Country Line Dance desde 2004.

Esta entrada tiene 19 comentarios

  1. Carlota Echalecu

    Por algo Xavi es “El Profe” de country en Madrid. Cuando me preguntan por clases, siempre mando a la gente a las de Xavi. El que te expliquen bien los pasos, cómo distribuir el peso del cuerpo al bailar, qué calzado llevar, empezar a bailar con bailes country de verdad y no de dos pasos… Yo llevo casi 10 años bailando y me sigue gustando ir a clase con El Profe. Gracias por este blog!

    1. Xavi Barrera

      Muchísimas gracias por tu comentario, Carlota. Eres muy amable.
      Celebro que te guste mi forma de enseñar y que te resulte útil.
      ¡Espero verte pronto en clase!
      Besos.

  2. Javier Palomino

    Xavi, al igual que Deivi yo tampoco esperaba un artículo así. Recuerdo la primera vez que te dirigiste a mí, mientras dabas un workshop en el Explorer, hace un par de años: “¡Disculpa … deja de mirarme a mí y fíjate en quien tienes delante, o acabarás con dolor de cuello y sin aprender el baile!”
    Xavi, escribir este artícluo es un acto de generosidad, entre otras cosas. Así, que me siento muy orgulloso de pertenecer al colectivo de tus alumnos, pero, mucho más, al de tus amigos.
    Gracias otra vez, y espero ver tu sonrisa de nuevo, pronto, por mucho tiempo.

    1. Xavi Barrera

      Eres muy amable, Javier, te agradezco mucho tu comentario.
      Mi ilusión es que cuanta más gente mejor puedan disfrutar de esta fabulosa actividad que es el Country Line Dance. Cuanta mas gente enseñe, más gente podrá aprender y bailar.
      Si puedo ayudar en algo, estelar. 😃👍🏻

  3. Angela Inoges

    “Estelar” artículo como todos los demás! …creo que haces una labor estupenda, para mí tus enseñanzas van más allá de las clases de baile, entre otras razones porque:
    -Nos hablas de la canción, sus interpretes, del autor/es del baile, etc…, lo que nos hace aprender más sobre el “Country en general”
    -Preparas esos vídeos tan estupendos que nos ayudan a aprender y practicar en casa.
    -Estas pendiente de muchas de las cosas que pasan y nos pasan a los que estamos allá abajo en la pista, sobre todo en el Legend donde tiene que ser más difícil enseñar y tengo que reconocer que aprender también, por tanta gente como hay, no hay espejos, mucho ruido….y aún así nos ves….y gracias que a mí me viste aquel día hoy continuo…aprovecho para contar a todos como fue:
    ” Yo llevaba 4 o 5 viernes acudiendo al Legend exclusivamente y era mi primer contacto con el baile Country, tampoco practicaba entre semana, y seguía las clases como podía, algunos bailes los cogía bien y tan contenta, pero aquel viernes no pillaba nada, con la poca paciencia que tengo, a mí me parecía que después de 1 mes ( que realmente eran 4 viernes) ya debería bailar más, pero iba como “pollo sin cabeza” por la pista, enfadada conmigo misma, me salí en mitad de la clase y me fui a la barra…allí estaba cuando alguien me toca por la espalda, me vuelvo y era el teacher ! ( yo no había mediado ni una palabra nunca con él) y me dice muy serio ” ni se te ocurra volver a hacer eso”, ostras como me imponía!…le digo ” es que esto no es lo mío”…con una pequeña charla me desmontó lo de “esto no es lo mismo” y me dijo ” el viernes aquí” y yo dije..” señor, sí señor!”…y volví, volví hasta ahora…lo he contado para aprovechar y agradecerte en público lo que hiciste, porque si no es por ti hubiera abandonado el Country y me hubiera perdido muchas cosas estupendas que he vivido, diversiones, amistad y AMOR!!, jeje….GRACIAS XAVI!!

    1. Xavi Barrera

      Muchas gracias por tus palabras, Ángela. Eres realmente muy amable.
      Me acuerdo perfectamente de la anécdota que has contado.
      La experiencia es siempre muy útil.
      Cuando no tenemos experiencia sobre algo, debería ser casi natural seguir los consejos de quien sí la tiene. Pero por lo general, preferimos estrellarnos y luego oír “te lo dije”. Afortunadamente, ese no fue tu caso.
      Yo ya había pasado por lo mismo que estabas pasando tu. Y ese “irme a la barra” me dejó ahí durante demasiado tiempo.
      Además, cuando llevas un tiempo enseñando es más fácil ver quién está prosperando adecuadamente y quién no. Lo que ocurre es que nosotros lo queremos todo ahora mismo. ¿Verdad?
      No lo hacías nada mal y en mi humilde opinión abandonar, en tu caso, habría sido un gran error. Sólo te faltaban horas. Nada más.
      Bueno, afortunadamente que me hiciste caso. Ahora bailas lo que te propones, no tienes ningún límite.
      ¡¿A qué mola?! 😃

  4. Christine Cajina

    Qué bueno tu artículo!
    Es primordial tener un método para enseñar cualquier cosa y en el baile desde luego no basta con bailar y saber muchas coreografías.
    No es nada fácil. Cómo dice Deivi, ensayo y error.
    Ir aprendiendo a enseñar al mismo tiempo que tus alumnos van aprendiendo lo que enseñas. Uff qué duro. No cabe duda que el tiempo te va dándo la experiencia, vas sacando concluiones y vas depurando el método.
    Pero particularnente creo en la formación al 100%. Creo que aprender un método es importante para establecer unas bases, y adquirir destrezas mediante prácticas.
    Luego ponerle corazón y paciencia.
    He estado observando cómo dabas las clases a tus alumnos de los martes en el Legend y chapeau. Tu dedicación, la paciencia, los recursos, el agotamiento y sobre todo tu satisfacción de ver al numeroso grupo bailando al unísono. Misión cumplida! Fantástico!!!!.
    Así que te animo Xavi a crear una escuela de formadores! (Aunque no sé, me da que María me va a borrar de su lista de amigas….ja, ja)

    1. Xavi Barrera

      Muchísimas gracias, Cris!!!
      Estoy de acuerdo contigo, para enseñar hay que tener un método. Y luego tener ilusión por enseñar. Estoy convencido que es una actividad que necesita de vocación. ¿Cómo vas sino a transmitir esa ilusión que es necesaria para aprender?
      Por lo que dices al final, no abras más frentes, por favor, creo que María está a límite.
      ✋😃🤚

  5. Deivi Castro

    Sorprendente artículo, desde luego no es un tema que esperase, pero no por ello menos interesante, más bien al contrario. No estoy del todo de acuerdo con algunas (muy pocas) de las similitudes entre humanos y equinos, pero reconozco que la comparación me ha parecido muy oportuna, jajajaja.. no solo por el tema de fondo, si no porque seguro que has tenido mas de de un alumno/a que te haya recordado alguna experiencia previa con alguno de tus caballos.

    He tenido ciertas experiencias como formador en otros ámbitos, y muchas de las cosas que planteas las tengo como máximas muy útiles, que se tarda en descubrir por prueba y error (ojalá hubiera leído un resumen como este hace años). Por ejemplo la de tener claro que la misión de todo profesor es hacer crecer a sus alumnos y, por lo tanto, estos son lo más importante para él en todos los sentidos, pero, sobre todo, la de que todos los alumnos son iguales, no hay mejores ni peores.

    Aunque lo dejas caer, también quisiera recalcar algo muy importante, y es el tiempo que hay que invertir para poder enseñar: aprender hasta dominar, preparar las clases, seguir a los alumnos en cada clase y a lo largo del tiempo, no dejar de evolucionar. Eso sin contar con el desgaste físico y emocional de cada clase, en la que te dejas todo. ¿Cuanta vida te dejas por tus alumnos? Mucho mas de lo que se ve en una clase.

    Eso no se paga con dinero (y menos en este mundillo) si no con la satisfacción que te llevarás de haber enseñado tanto a tantos, y con el agradecimiento debido de todos y cada uno de tus alumnos. Por eso, esta vez, no solo te agradezco el artículo, que ha estado al mismo nivel de los anteriores (o más), si no que aprovecho para AGRADECERTE todo lo que me has enseñado y sigues enseñando. De corazón….

    GRACIAS.GRACIAS.GRACIAS.

    1. Xavi Barrera

      Ostras Deivi, ¡¡¡MUCHISÍSIMAS GRACIAS!!!
      En realidad, te aseguro que enseñar es muy gratificante. Yo soy publicista y hace algunos años me pidieron hacer una sustitución en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Me lo pasé bomba.
      Al enseñar cada baile me lo paso igual de bien.
      Lo que sí es cierto es que esto te quita muchísimas horas. También hemos dejado de ir a muchos lugares por no faltar a nuestra cita de los viernes en el Legend.
      Pero, afortunadamente, tengo a una esposa que no me la merezco. Mientras siga contando con el apoyo de María, esto continuará.
      Y de todo, lo más gratificante es que al final haces amigos tan buenos como todos vosotros.
      ¡Mola!
      😃👍

  6. Manu Perez

    Aleccionador e interesante desde luego.
    Después de leerlo detenidamente, creo que cuando enseñe algún baile no seré tan anarquico. Jejejeje
    La verdad es que cuando llegué a ésto del country line dance, a las clases de Emilio y Laura, me encontraba en uno de ésos grupos que has expuesto, no te diré cual, pero puedes imaginarlo.
    Muchas gracias, de verdad, por tu tiempo y tu dedicación.

    1. Xavi Barrera

      Muchas gracias por tu comentario Manu.
      Celebro que el artículo te resulte de utilidad. Sí, me parece que la música country a ti te ha empezado a gustar con el baile, no antes. ¿Verdad?

Deja un comentario

Cerrar menú