Cuánto se tarda en aprender a bailar
De la práctica a la perfección
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on whatsapp

¿Cuánto se tarda en aprender a bailar Country Line Dance?

Recuerdo la primera vez que vi bailar Country Line Dance y que me hice esta misma pregunta: “¿cuánto se tarda en aprender a bailar?”.

Fue en el Puerto Deportivo de El Masnou, Barcelona, en un fantástico Honky Tonk que se llamaba Jambalaya. Imagina el ambiente. En verano, de noche, a un lado los pantalanes repletos de barcos amarrados. Los cabos de los veleros tintineando en los mástiles… Restaurantes, discotecas, el parking repleto, y de repente veo un local de madera, con un amplio porche, a modo de terraza, lleno de cowboys y cowgirls tomando cervezas.

Buscaba un lugar donde aparcar la moto que estaba probando, una Yamaha Royal Star (para los que no estáis ilustrados en temas de motos, la Yamaha Royal Star era una especie de cuarto de baño con ruedas con un potente equipo de música integrado), y la planté justo en frente de ese porche de madera.

Cuanto se tarda en aprender a bailar. Yamaha Royal Star
Yamaha Royal Star 1300 Venture

Era como estar en otro lugar. Junto a mí había varias Harley aparcadas y, detrás, camionetas americanas. ¡Y todo eso a 10 minutos de mi casa!

Naturalmente, entré en el Jambalaya. Mi mandíbula inferior cayó al suelo cuando vi que en el precioso local de madera había un mar de sombreros bailando al ritmo de mi música favorita. ¡Y cómo bailaban!

Iban vestidos como auténticos cowboys y cowgirls, todos llevaban su sombrero y sus botas de cowboy.

En ese instante quise saber la respuesta a la pregunta “¿Cuánto se tarda en aprender a bailar así?”

En realidad, cuánto tardé yo en aprender a bailar será algo que tal vez te cuente en otro momento. Pero ahora, tras más de catorce años de experiencia enseñando y algunos más bailando, conozco perfectamente la respuesta. Sé cuánto se tarda en aprender a bailar.

¿Cuánto se tarda?

La respuesta depende de cada uno. Puedes estar viendo personas bailando muy bien, incluso coreografías complicadas, que sólo llevan unas semanas metidas en esto. Otros, con “años de experiencia”, siguen pasándolas canutas con los bailes más sencillos.

Lo rápido o lento que aprendas depende de dos factores. Uno es tu nivel concentración para memorizar. El segundo, e igual de importante,  es ¿cuántas horas vas a dedicar al aprendizaje?

Cuanto se tarda en aprender a bailar. Contando las horas

Mide el tiempo en horas

Cuando uno pregunta por el tiempo necesario para aprender a bailar espera una respuesta definida en meses o en años. Quien te responda que puedes aprender a bailar en seis meses, por poner un ejemplo al azar, no tiene ni idea de lo que te está diciendo.

La respuesta correcta debería estar definida en horas. Esto no significa que en tan sólo unas horas puedas llegar a ser un experto. Más bien tiene que ver con cuántas horas a la semana vas a dedicar a la práctica del baile.

Hagas lo que hagas, cuanto más practiques, mejor lo harás.

¿Qué diferencia hay entre un atleta de élite y un aficionado? Básicamente, las horas de entreno. Vale, sí, y la dieta y todo eso. Pero sobre todo las horas diarias que cada uno dedica a la misma tarea.

La importancia de las horas de práctica es aplicable a cualquier actividad, lúdica o profesional. Volviendo al tema del baile, sobre todo al principio -cuando estamos aprendiendo a bailar-, la práctica es fundamental.

Cuánto se tarda en aprender a bailar. Tiempo.

Tus pies aún no saben hacer nada. Ayúdales.

Cuando por fin decides empezar a bailar, el peor momento es el primer día de clase. Tus pies no te entienden. No son capaces de hacer lo que les pides. Tienes que mover el pie derecho, pero parece que está bloqueado. Y cuando toca mover el izquierdo, ocurre lo mismo. Sólo la práctica puede solucionar este problema. Y te lo garantizo, una hora a la semana no es suficiente.

Aunque sólo sean grupos de cuatro pasos, tienes que repetirlos una y otra vez hasta que lo que al principio parecía un tormento sea ahora lo más sencillo del mundo. Porque lo es. Es muy sencillo, una vez has practicado lo suficiente.

Cuánto se tarda en aprender a bailar - Cowboy boots
Cuanto se tarda en aprender a bailar. Esfuerzo

Entonces, ¿cuántas horas hay que practicar a la semana?

Depende de tu agenda, de tu tiempo libre. Los estudios sobre los beneficios del baile en la salud mental hablan de un mínimo de cuatro horas semanales. Si cuentas la hora de clase, sólo te faltan tres horas más.

Si además de ir a clases, tienes la posibilidad de ir a bailar a algún lugar, las horas caerán solas. Pero si sólo puedes practicar en casa, media hora diaria cubrirá, junto con la hora de clase, ese cupo de cuatro horas semanales. Lo mejor de todo es que cuanto más practiques más rápido aprenderás y mejor lo harás. Y cuanto mejor lo hagas, más te apetecerá aprender coreografías más complicadas.

Al final, es muy probable que te descubras arañando más tiempo a la agenda para reservarlo al baile. En ese punto, estás muy cerca de ser como esas personas que te dejaron con la boca abierta el primer día que las viste bailar.

Y no estamos hablando de los enormes beneficios para tu salud física y mental que esas horas de práctica te aportan. 

¿Es igual para todos?

No todo el mundo tiene las mismas habilidades. ¿Recuerdas cuando de niños, en la escuela, estábamos en clase de gimnasia? En todas las clases había un torpe, ese niño o niña que no era capaz de subir la cuerda, que no podía hacer ni una sola flexión.

A pesar de ello, es muy probable que ese niño o niña sea hoy un gran médico, o abogado, o un fantástico comercial. Además, estoy convencido de que si alguien le hubiera dedicado suficientes horas, ese crío habría sido capaz de subir la cuerda como el mejor. Y estoy seguro de ello por una razón muy sencilla: subir una cuerda es una actividad física que sólo requiere de músculos y los músculos se ejercitan y desarrollan.

Por tanto, según la facilidad innata de cada uno, es posible que alguien precise de más horas que otros. Pero sólo al principio. Una vez alcanzado un nivel intermedio todo va muy deprisa. Siempre y cuando no se abandone la práctica, claro.

Por mi experiencia sé que cualquier persona (que no tenga una evidente minusvalía física) puede bailar Country Line Dance perfectamente. Cualquiera. La única razón por la que algunos no consiguen jamás aprender a bailar es porque abandonan. Se rinden. Lo dejan. Y no pasa nada. Simplemente, su deseo de aprender a bailar no era lo bastante intenso como para hacer el esfuerzo.

El único requisito imprescindible para bailar bien es querer aprender

Si tanta gente lo hace, no será tan difícil

En serio, hay personas que llegan el primer día y dicen: “vengo a aprender a bailar, ¿qué pastilla tengo que tomar para saber hacer lo mismo que tú?”

No existe ninguna pastilla ni elixir que te de la habilidad para hacer algo que no sabes hacer. Hay que aprender. Yo no conozco nada que se pueda aprender sin esfuerzo. ¿Alguien sabe de algo que no requiera de esfuerzo?

Cuando ves a toda esa gente bailando, como si no hubieran hecho otra cosa en su vida, no te dejes engañar, tuvieron que aprender exactamente igual que tú. Y, al principio, lo pasaron igual de mal o peor. Los que mejor bailan son los que más horas le han dedicado. Por tanto, son también los que más interés han tenido por hacerlo bien lo antes posible. Y lo han conseguido.

Y tú, ¿cuántas horas has necesitado? Bueno, un poco más abajo tienes la sección de comentarios. Estaremos todos encantados y te agradeceremos que compartas esa información con nosotros. Ahora me voy a practicar un poco.

Xavi Barrera

Enseñando a bailar Country Line Dance desde 2004.

Esta entrada tiene 15 comentarios

  1. Manu Perez

    Todos hemos empezado y nos hemos desesperado pero la recompensa llega antes de lo que nos esperamos y un buen día te ves bailando sin pensar. Pero ese es el problema, a partir de ahí es un no parar. Y lo dice alguien que no está muy sobrado de paciencia.

  2. Loli Fuentes

    El primer día de clase estás cómo en otro mundo, perdido y sin dar ni un stomp. Yo recuerdo el mío, me dijeron «haz lo mismo que nosotras» y yo sólo daba vueltas cómo un pato mareado. Eso si, me encantó la clase y repetí, y lo cogí con muchas ganas, cada semana estaba ansiosa de que llegará el martes para ir a bailar country. En unos meses Laura me invitó a que fuera a ver la clase de avanzados, me gustó tanto que empecé a ir los dos días. Al principio no sabía ningún baile, pero no me importaba, el que me gustaba me lo miraba en casa y cada jueves lo practicaba en clase. Al poco tiempo estaba al mismo nivel que el resto. De aquello va hacer ya, cinco años.
    Yo confieso que repaso en casa el baile que me gusta y me preparo los maratones y las fiestas. No es que me sobre tiempo, es que cuando algo te gusta realmente, te lo quitas de hacer otras cosas y lo empleas en lo que más te apetece hacer, como por ejemplo bailar country. Me hace gracia cuando me dicen « que envidia, te los sabes bailar todos», puede ser, pero también me lleva un esfuerzo y muchas horas que dejo de hacer otras cosas que también me gustan, pero merecen la pena, porque la satisfacción que sientes cuando te marcas un reto con ese baile que tanto te gusta y llegas a conseguirlo, no tiene precio.

    Gracias Xavi por tu artículo.

    1. Xavi Barrera

      Tu caso es un excelente ejemplo, Loli. Fíjate, practicar en casa te sirvió para poder sacar provecho de las clases de nivel avanzado, aún cuando hacía muy poco que habías comenzado a bailar. Sin practicar en casa no lo habrías conseguido.

      Lo que confirmo sin ningún género de duda es que da gusto verte bailar. Y tu permanente sonrisa es un síntoma visible de lo mucho que estás disfrutando.

      ¡Felicidades!

  3. Efectivamente como ha dicho Laura, nosotros nos ilusionamos con este mundo desde el primer día en el que contactamos con él. Sólo la práctica continua de los pasos y las coreografías, llevan a evolucionar de manera positiva. Es muy importante que aunque un baile no te salga, nunca te retires de la pista cuando lo estas aprendiendo, porque si no tu cerebro jamás se acostumbrara al esfuerzo que le supone aprender nuevos pasos o nuevas combinaciones. Tu cerebro necesita ser retado continuamente y el line dance Country trabaja de manera exhaustiva esos retos.

    Lo que está claro es que con asistir a la clase semanal, esa hora u hora y media por semana, no es suficiente para evolucionar de manera rápida y segura. Por supuesto esa base mínima semanal es fundamental para tu evolución, pero debes de practicar todo lo que puedas para que te cerebro se acostumbre a memorizar. De esa manera poco a poco cada vez te costará menos aprender los bailes y tendrás capacidad de aprenderlos cada vez más difíciles. Practicar es la clave. No importa donde pero práctica!!!

    1. Xavi Barrera

      Muchas gracias Javi.

      La moto no era mía. En esa época, trabajaba como periodista de motor y la estaba probando para escribir un artículo. Aunque a mí siempre me han gustado las motos deportivas, he de reconocer que ese mamotreto era muy aparente.

      Por cierto, cuando entré en el puerto de El Masnou, por los altavoces del equipo de música de esa Yamaha sonaba “Baby Likes to Rock It” de The Tractors. ¡Como para pasar desapercibido!

  4. Cuando Emilio y yo empezamos a bailar nos parecía un mundo.

    Decidimos de ir dos veces por semana para adelantar y aprender más Y nos encontramos en el Hog Destiny ( ahora Legend) con un grupo bastante avanzado para nosotros pero no nos dio miedo.

    En cada clase siempre al terminar nos poníamos de acuerdo para elegir un baile y te preguntábamos cuál era el nombre del baile y la canción para aprenderlo durante el fin de semana.

    Hace 10 años no había como ahora la posibilidad de buscar los bailes tan fáciles, pero aún buscando y buscando los encontrábamos en páginas en catalán y ahí nos veías a Emilio y a una servidora haciendo desaparecer todo de nuestro salón para tener espacio suficiente para aprender el baile.

    Lo mejor de todo era tu cara cuando nos veías un martes bailando un baile que ya habías enseñado hace tiempo y Emilio y yo estábamos con el resto de los compañeros bailando, mejor o peor, pero ahí estábamos.

    Eso es lo que hace que aprendas más rápido y entiendas las explicaciones de las clases mucho mejor, porque como dice tu artículo, tanto tus pies, como tu cerebro empieza a retener conceptos y movimientos para luego ponerlos en marcha cuando suena la música.

    En mi opinión, Siempre hay 10 minutos al día que podemos aprovecharlos para practicar ese paso que no nos salió ese día en clase y no dejarlo para cuando toque volver aprenderlo ya que sin querer no nos damos cuenta que es necesario para ir a la clase con esa energía que hace que todo salga bien y podamos disfrutar de nuestro momento Country.

    Lo dicho, gracias por este artículo porque me has hecho recordar mis inicios y mis ganas como alumna y eso mismo es lo que intentamos transmitir ahora en todas nuestras clases, que nunca se den por vencidos, porque con ganas y esfuerzo se termina aprendiendo todo.

    Deseosa de leer el próximo artículo.

    Besito

    1. Xavi Barrera

      Me acuerdo perfectamente de lo que dices, Laura. Efectivamente, aparecíais cada semana sabiendo nuevos bailes y bailando mejor. Y mira ahora, hay un montón de alumnos que os seguirían a cualquier lado porque con vosotros aprenden mejor que con nadie.

  5. Deivi Castro

    Yo no sé las horas que llevo para conseguir bailar los suficientes bailes para divertirme tanto (lo de bien ya es otra historia) , pero lo que sí es que me quedan muchas de esas horas por delante, así que.. a seguir aprendiendo 😉

  6. A mí me va mejor cuando repito el nuevo baile una y otra y otra y otra vez, nada más aprenderlo, antes de que se me vayan los “datos” de la memoria a corto plazo. La repetición masiva inmediata automatiza los pasos, y lleva esa información a otro tipo de memoria, la de medio plazo. Para asentarlo más, cada día compruebo que me sé la coreografía entera. Cuando así es, ya sé que el baile está en un lugar del cerebro de almacenamiento a largo plazo. Efectivamente, es cuestión de horas…y de que se repase lo antes posible. Gracias Xavi, muy útil que nos recuerdes la importancia del refrán “quien algo quiere, algo le cuesta”.

Deja un comentario

Cerrar menú