No tengo tiempo para nada
No tengo tiempo para nada
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on whatsapp

No tengo tiempo para nada

No tengo tiempo para nada. ¿Cuántas veces has dicho o has escuchado esta expresión? Cambia “nada” por cualquier actividad lúdica beneficiosa que te guste hacer y te conviertes en protagonista.

Pero, en realidad, sí tienes tiempo para lo que desees. Lo único que necesitas es gestionar tu tiempo libre.

Sí, lo tienes, tienes tiempo libre. Mucho.

Pero hay que descubrir dónde está y reservarlo para las actividades que te apetece hacer. Si en tu vida no hay circunstancias excepcionales, tu tabla de tiempo libre podría parecerse mucho a esta:

Horas
para:
Total:Semanales:Libres:
Totales semana:16824 h x 7 días168
Dormir:568 h x 7 días112
Trabajar:7010 h x 7 días*42
Comer:1414 h x 7 días28
Total
Libres
:
  28
*Se incluyen las horas
necesarias para tareas domésticas

En condiciones estándar, una persona adulta debería poder contar con unas 28 horas libres a la semana. Es decir, unas cuatro horas libres al día.

¿Cómo se fija y administra el tiempo libre?

Con una agenda. Es tan sencillo como definir qué tiempo dedicarás a esa actividad, cuándo y cuánto. Cuando lo tengas definido, lo más cómodo es abrir la aplicación “calendario” de tu teléfono móvil y reservar ahí el espacio necesario. Aplica una alarma sonora y un aviso. Solucionado.

Cuánto más tiempo reserves, más fácil será que luego te lo saltes y acabes haciendo cualquier otra cosa. Lo mejor es reservar fracciones de treinta minutos. Media hora pasa muy deprisa.

Es muy probable que cuando acabe el tiempo quieras seguir un poco más y no será complicado ampliar esa franja. Pero si reservas periodos más largo, también será más difícil que los respetes.

Una vez has guardado en tu agenda los pedazos de tiempo libre para tu actividad favorita, simplemente acátalos.

Reserva tu tiempo libre en la agenda de tu teléfono móvil

Así de fácil. Cumple con tus “citas” como si fueran de trabajo. No les des menos importancia, en realidad tienen más porque es tiempo para ti.

Reservar tiempo para no hacer nada.

En ocasiones, lo que más te apetece hacer en tu tiempo libre es absolutamente nada. Y es importante dedicar algún tiempo a esa actividad: no hacer nada.

Cambiar los momentos de “acción” por momentos de “reflexión” contribuye a incrementar nuestra creatividad y es bueno para nuestra salud mental.

No tengo tiempo, nada que hacer. Playa vacía

Colleen Long, psicóloga clínica y terapista, comenta en su artículo The Art of Doing Nothing (El arte de no hacer nada) que “la idea de no hacer nada es un evento en sí mismo”. No hacer nada, en realidad, no es posible. Siempre estamos haciendo algo. Incluso cuando nos sentamos en una terraza a tomar un café y observar el mundo que nos rodea, estamos haciendo algo.

Escuchar nuestra música favorita mientras miramos por la ventana y dejamos volar nuestra mente, es otro modo de “no hacer nada”. Sin duda, estos momentos de “inactividad” son imprescindibles, pero lo que te interesa ahora es encontrar tiempo para hacer algo que es extraordinariamente beneficioso para tu salud física y mental, además de muy divertido: bailar.

Cuatro horas a la semana, como mínimo

Para extraer todos los beneficios que tiene el baile en nuestro cerebro, los que nos protegerán de padecer enfermedades como la demencia o el Alzheimer en nuestra vejez, los expertos hablan de dedicar un mínimo de cuatro horas semanales al baile.

No tengo tiempo, pasillo de line dancers

Esas cuatro horas son imprescindibles para proteger tu cerebro. 

Además, es una cantidad de tiempo muy buena para aprender y mejorar mucho tu habilidad en el baile.

La gran ventaja del Country Line Dance sobre otros tipos de baile.

La ventaja principal del Country Line Dance sobre otros tipos de baile es que no necesitas pareja.

Esto permite que sólo tengas que administrar tu agenda y la de nadie más. Realmente manejas tu tiempo a tu conveniencia.

Lo mejor es que puedas asistir a clases en alguna academia de baile o en algún honky tonk (bar country) donde las haya. De este modo, además, conoces gente y aumentas tu círculo de amistades.

Pero si en tu localidad no existe esta actividad, puedes hacerlo en tu casa. No necesitas a nadie más. Si no sabes bailar, te recomiendo que comiences con el curso de iniciación (es gratis pero tienes que regístrate). 

Practica los bailes y ves añadiendo nuevas coreografías cuando hayas finalizado el curso. Elige esas nuevas coreografías por el nivel de dificultad. Intenta mejorar pero no lo hagas de forma abrupta, poco a poco.

No tengo tiempo, alegría de bailar

Viaja a eventos de country line dance

Cuando tengas un poco de soltura con el baile, si en los alrededores de tu ciudad es posible ir a bailar a algún lugar, hazlo.

Aprende las coreografías que se bailan ahí. No todas se bailan en todas partes. Además, intenta asistir a algún evento. En Europa se realizan muchos a lo largo del año y son espectaculares. Aquí tienes algunas sugerencias:

Principales eventos en España:

Principales eventos en Europa:

En esta página italiana de Nora Pezzoli, We Dance Country Catalan Honky Tonk Style, encontrarás información sobre los eventos europeos más relevantes.

No tengo tiempo, eventos

¿No tengo tiempo?” Sí, sí tienes.

Ya sea para bailar o para hacer cualquier otra actividad lúdica que te guste. Utiliza tu agenda y empieza a utilizar tu tiempo libre a tu antojo y conveniencia. 

¡No podrás pasar sin él!

Xavi Barrera

Enseñando a bailar Country Line Dance desde 2004.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Luis Fernando Tartilan

    La verdad es que podemos sacar tiempo para todo, si queremos. Lo bueno del Country es que es un disciplina que engancha y tiene magníficos efectos secundarios. Cuando disfrutas no necesitas buscar tiempo libre para su práctica, directamente lo comprometes como parte de tu agenda.

    1. Xavi Barrera

      Si, señor, Feranando, lo veo exactamente igual que tú.

      Dicen que si haces algo durante tres semanas, lo conviertes en rutina. Los que estamos acostumbrados a bailar, no necesitamos rebuscar en nuestra agenda. Sin embargo, los que recién están aprendiendo sí que es bueno que lo hagan. Cuando bailar sea una excelente rutína, la agenda habrá que usarla para otras actividades.

  2. Manu Perez

    Muy bueno, tomo nota.
    En una peli de Hugh Grant el hace lo mismo, divide su día en unidades de tiempo de una hora. Pero claro no trabaja, vive de las rentas.
    Un abrazo.

    1. Xavi Barrera

      Para los que tenemos que trabajar, ya está descontado ese tiempo. Trabajar más de 10 horas al día es muy malo para la salud. Puede producir: tristeza, depresión, úlcera de estómago, pérdida de amistades… ¡¡¡O sea, todo lo contrario que ir a bailar Country Line Dance!!!

Deja un comentario

Cerrar menú