Como hacer una coreografía
Cómo hacer una coreografía de Country Line Dance
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on whatsapp

Cómo hacer una coreografía

El objetivo que persigo con este artículo es que seas capaz de hacer tus propios bailes con las canciones que más te gustan. 

Sin embargo, debo advertirte que lo que voy a contarte es mi propio método para hacer una coreografía.

Por lo que yo sé, no existe ningún modo estádar para hacer bailes de Country Line Dance. Cada coreógrafo tiene el suyo. Pero si sigues estos pasos, el resultado de tu trabajo será correcto.

Que la coreografía sea mejor o peor dependerá de tu creatividad y de la canción que hayas elegido. Tendrá también gran importancia tu nivel y experiencia bailando Country Line Dance.

Para hacer una coreografía antes debes elegir una canción

Para hacer una coreografía buscarás una canción que te guste mucho. Pero, atención, si quieres que tu baile tenga éxito, también debe ser una canción que guste mucho a la mayoría, no sólo a tí.

Elige una canción que encaje con tu estilo de baile. Si estás pensando en Country Line Dance, la canción tiene que ser Country. Para que me entiendas, La Macarena no encaja en el Country Line Dance, por más que te guste. 

Hacer una coreografía a una canción que ya tiene baile está mal visto. Así que, antes de empezar, debes asegurarte que tu canción no tiene un baile previo.

Como hoy en día muy poca gente hace hoja de pasos, localizar ese documento no es un método infalible, pero es por donde yo empiezo a buscar.

El mayor banco de hojas de pasos es Copperknob. Por tanto, si alguien hizo la hoja debería haberla colgado ahí. No obstante, el hecho de que no la encuentres en Copperknob no significa que no exista.

Lo que sí hace prácticamente todo el mundo es un vídeo de su baile. Y, claro, lo cuelgan en Youtube. Lo que yo hago es escribir en el buscador de Youtube el título de la canción con el sufijo “line dance”.

Si no aparece ni en Copperknob ni en Youtube, adelante, tienes vía libre para hacer una coreografía a tu canción favorita.

Ten en cuenta que cuanto más antigua y más “superéxito” sea tu canción, más posibilidades hay de que alguien haya decidido hacer una coreografía para ella.

Cómo hacer una coreografía - Copperknob
Esta es la hoja de pasos de Honey Bee en Copperknob.

¿Dónde encontrar canciones para hacer una coreografía?

Sobre esto hablé en el artículo Cuáles son las mejores emisoras de música country. Básicamente, te contaba que hay dos excelentes fuentes que te nutrirán de buenas canciones para hacer una coreografía, Soptify y, sobre todo, las emisoras de radio de música country.

Spotify, gracias a sus listas relacionadas con las búsquedas, te puede ayudar a descubrir nuevas canciones. Lo que no es seguro es que sean temas recientes y por tanto con menos posibilidades de tener ya una coreo.

Yo descubrí en Spotify Honey Bee, de Johnny Brady, para hacer la coreografía que lleva el mismo nombre.

Me gusta mucho la canción de la coreografía de Virginie Barjaud, I Got You. Así que entré en Spotify y busqué en la discografía de Johnny Brady. No pude tener más suerte, Honey Bee era su último single. La canción me gustaba y era nueva.

Pero el mejor modo de encontrar buenos y modernos temas es en la radio.

Cuando aparece un lanzamiento y es bueno, las emisoras lo radian con mucha frecuencia. La canción Make a Little de Midland aparecía tres veces por hora en su fase de promoción. Pero en ese caso Dan Albro ya le había hecho un baile. Excelente por cierto.

Contar los tiempos de la canción

Cuando ya tienes tu canción, el siguiente paso es averiguar si merece la pena hacer una coreografía para ese tema. Por eso es muy importante conocer su estructura. ¿Cuántos tiempos va a tener? ¿Cuántos reinicios? ¿Puentes? ¿Necesitará estrofas?

Toda esta información deberías conocerla antes de invertir ni un segundo en colocar un paso.

Cuanto más complicada sea una coreografía, menos gente será capaz de bailarla. Y no sólo eso, cuanta más dificultad entrañe aprender un baile, más tendrá que valer la pena el resultado para que alguien quiera hacer el esfuerzo. Si no eres un coreógrafo consagrado que ha encontrado la canción perfecta no te líes a hacer bailes enrevesados.

Menos es más.

Busca la sencillez y no compliques las cosas más de lo imprescindible.

Necesitas papel y lápiz

Siéntate, prepara una hoja de papel y un lápiz. Pon tu canción en “modo repetición” y empieza a contar grupos de ocho tiempos.

Atención, si no sabes distinguir los grupos de ocho tiempos, no continúes. Antes, aprende a llevar el ritmo de la música.

Lo que yo hago es hacer una rayita por cada grupo de 8 tiempos. Y cada cuatro rayitas, 32 tiempos, cambio de línea.

Si toda la canción se mantiene regular en esos grupos de 32 tiempos, puedes hacer una coreografía de esa métrica sin reinicios ni puentes.

Pero si eso implica que el baile va a tener más de 15 paredes puede llegar a ser aburrido. Una buena solución es plantear una coreografía a cuatro paredes. Pero también es buena idea hacer una coreografía de 64 tiempos. Con ello, reducirás el número de paredes a la mitad y seguirá sin cortes ni puentes.

Las cuentas de "Your One and Only"

Cómo hacer una coreografia - Bloc de notas

Cuando conté la canción Your One and Only para hacer la coreografía del mismo nombre me apareció un patrón curioso.

Había una pared de 80 tiempos, luego otra de 64, otra de 80, de nuevo una de 64 y otra de 80. Después, venía una pared de 36 tiempos. Tras ésta, otra pared de 80 tiempos y veintidós tiempos extra al final del baile.

Con una estructura así es fácil que te venga a la cabeza la idea de hacer una coreografía con estrofas.

Pero había otra opción mucho más sencilla. Reiniciar tras el tiempo 64 en las paredes segunda y cuarta y aplicar un simple puente de cuatro tiempos tras el 32 de la sexta pared. Este puente seguiría estando ahí si me hubiera decido por un baile con estrofas.

Ahora sólo había que salvar el final, esos 22 tiempos extra. La solución era tan simple como repetir una vez los últimos 16 tiempos, luego repetir del tiempo 65 al 68 y añadir dos fáciles pasos.

Trabajé la coreografía únicamente con la parte principal de 80 tiempos. Resultó funcionar perfectamente en las paredes cortas.

A pesar de lo caprichoso de la estructura de la canción, la coreografía es lo más sencilla posible. Aquí tienes una muestra de como quedó este baile una vez terminado:

Aparecen las complicaciones

Hay muchas probabilidades de que esos grupos de “cuatro palitos” sean irregulares. Es fácil que aparezcan, por ejemplo, grupos de sólo dos “palitos” (16 tiempos). O grupos que tienen, por decir algo, cuatro rayitas y media (36 tiempos).

En el primer caso, eso implicará un reinicio. Y en el segundo un puente de cuatro tiempos.

Si aparecen reinicios y puentes en una estructura de 32 tiempos, estudia qué ocurre si la pasas a 64 tiempos. Puede mejorar o empeorar.

Por el contrario, si has elegido una estructura de 64 tiempos y te aparecen varios reinicios tras el tiempo 32, entonces podrías hacer un baile de esa cantidad de tiempos sin ningún reinicio.

Puede ocurrir también que la canción tenga dos partes bien diferenciadas con métricas distintas la una de la otra. En este caso, tu canción va a necesitar estrofas. Es justo lo que me ocurrió a mí con mi coreografía Heart of Life.

Este tipo de canciones no se conforman con tener sólo estrofas, además suelen precisar puentes, es decir, grupos de pasos extra.

Piensa bien si va a merecer la pena complicar la vida a quienes tienen que aprender y luego bailar tu coreografía.

¿Empezamos a bailar?

Cuando ya tienes claro qué estructura tendrá la coreografía que vas a hacer para la canción que has elegido, llega el momento de empezar a colocar los pasos.

A mi entender las canciones tienen dos partes, el solomillo y la guarnición. O, si lo prefieres, el estribillo y el resto. Los pasos deben estar pensados para el estribillo, para el solomillo de la canción. Así que yo elimino, literalmente, todo lo que no me interesa. Le quito la guarnición.

Y lo hago con un editor de audio que me permite cortar, empalmar, reproducir y, prácticamente, lo que se te ocurra. Utilizo un programa gratuito, freeware, que se llama Audacity.

Cómo hacer una coreografía - Audacity
Audacity es un potente editor, totalmente gratuito, que te permite modificar tus archivos de audio.

Una vez tengo separada la parte de la canción que me interesa, la pongo en reproducción en bucle y empiezo a bailar. Si tu trabajo funciona en el solomillo, debería ir bien también en el resto. Siempre que hayas contado los tiempos correctamente y decido la estructura adecuada.

El ocho es el número mágico

Intenta que cada grupo de ocho tiempos tenga principio y final.

Aunque últimamente hay quien coloca grupos de pasos a caballo entre dos fracciones de ocho tiempos, no considero que eso sea una buena práctica.

Procura que un “Jazzbox”, por ejemplo, no te quede a medias entre dos grupos de ocho tiempos.

Cuanta más experiencia tengas bailando, mejores coreografías podrás hacer.

Un buen escritor ha de tener un amplio léxico. Cuantas más palabras conozca, cuanto mejor domine el lenguaje, mejores textos podrá escribir.

Del mismo modo, cuanta más experiencia tengas bailando, más grupos y combinaciones de pasos conocerás y mejores coreografías podrás hacer.

Afortunadamente, no está todo escrito. Hay lugar para la innovación. Pero, por favor, si vas a hacer una coreografía de Country Line Dance, no introduzcas movimientos que un cowboy se negaría a hacer. Para eso tienes el Line Dance, donde cabe prácticamente todo.

Cuesta abajo mejor que cuesta arriba

Por compleja que sea la coreografía, al bailarla tienes que tener la sensación que un paso te lleva al siguiente.

No importa si la velocidad es alta y has decidido poner muchos saltos. Hay quien precisamente busca este tipo de bailes. Pero aunque la coreografía sea complicada, la ejecución tiene que ser sencilla.

Al bailar te mueves con inercias. Los cambios de dirección tienen que ser fáciles y naturales. Un Rock Step al final de unos giros te ayudará a frenar y cambiar de dirección.

Al final de un giro a la derecha, por ejemplo, un Jazzbox con el pie izquierdo entrará con suavidad y te ayudará a eliminar la inercia. Pero si decides que ese Jazzbox tiene que ser con el pie derecho vas a generar un tormento innecesario para quien intente bailar. Y estéticamente tampoco te va a aportar nada.

Sigue probando pasos en esa parte importante que has aislado de la canción. Deben encajar con la música y tienen que minimizar el esfuerzo. Déjate llevar por las sensaciones que recibes y deja que tus pies se muevan.

La hoja de pasos

Lamentablemente, al hacer una coreografía, la mayoría olvida completamente la hoja de pasos. Y, francamente, no lo entiendo. En el mismo momento que yo termino un baile tengo lista también la hoja de pasos.

Y es que tengo muy mala memoria. Así que he de apuntar todo lo que hago para que no se me olvide.

Me imprimo una plantilla de la hoja de pasos y conforme voy introduciendo nuevos movimientos en la coreografía los apunto, a lápiz, en esa plantilla. Exactamente igual que hace un compositor. ¿Te imaginas a un músico que no apunte en un pentagrama las notas que va añadiendo a su composición?

En la web tienes un artículo que te cuenta cómo interpretar y cómo hacer la hoja de pasos. En ese artículo te puedes bajar una plantilla para usarla en tu coreografía.

Cómo hacer una coreografía - Hoja de pasos
Si vas apuntando todos los pasos que haces, en cuanto termines la coreografía tendrás lista también la hoja de pasos.

Como sabrás perfectamente la estructura que tendrá tu baile antes de empezar, puedes adaptar la plantilla a la longitud total.

Reinicios y puentes

Gracias a la operación previa de conteo, sabes de antemano dónde tendrás que introducir un reinicio o un puente.

Si el primer tiempo de tu baile consiste en un paso con el pie derecho, el último paso antes del reinicio -y también el último del baile- debe dejar tu peso sobre el pie izquierdo o no podrás reiniciar.

A la gente no le gustan los puentes. Cuando aún no conoces bien la canción y el baile, los puentes te obligan a prestar mucha atención. Así que procura no complicar la vida de los demás por encima de lo imprescindible.

En la mayoría de ocasiones, los puentes son grupos de cuatro u ocho tiempos. Procura elegir los pasos más simples posibles. Y que encajen con la canción, claro.

Si tu coreografía precisa de puentes de 32 tiempos o más, deberías plantearte hacer un baile con estrofas.

Prueba tu baile

Cuando ya lo tengas todo listo, baila tu coreografía varias veces. Cuantas más, mejor. Cuando la tengas totalmente dominada, graba tu baile en vídeo y decide si te gusta lo que ves.

No tengas ningún reparo en hacer cambios. Si algo no funciona como esperabas, cámbialo por otra cosa. Si es necesario, cámbialo todo y vuelve a empezar.

Pero si pasa tu propia prueba, muéstraselo a alguien. ¿Le gusta? Si a esa persona le gusta todo lo que haces, sea lo que sea, elige a otro individuo para que emita un juicio imparcial.

Ahora intenta enseñar a bailar tu coreografía a alguien que tenga un nivel parecido al tuyo. Si la aprende con normalidad y su expresión es de satisfacción, enhorabuena, has hecho un excelente trabajo.

Pero si se atasca, sufre y le cuesta enlazar grupos de pasos que a ti te parecen de lo más cómodos, probablemente has hecho un baile “cuesta arriba”.

No des por finalizada tu coreografía hasta que los demás –siempre con tu mismo nivel de baile- puedan aprender sin dificultad y disfruten bailando.

¿A que no es tan difícil?

¿O sí?

Todo es ponerse.

Por favor, no tengas ningún reparo en plantear tus dudas y cuestiones en la sección de comentarios, más abajo. La información que aportes es muy útil para todos. Y no olvides compartir tus coreografías con todos nosotros.

Xavi Barrera

Enseñando a bailar Country Line Dance desde 2004.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Mireia Bombardó

    Gracias Xavi, eres muy generoso por compartir tu experiencia y conocimientos.
    Este artículo me parece de lo más interesante. Ameno, fácil de leer y muy útil. Quién sabe… ¡igual me animo! 😉

Deja un comentario

Cerrar menú