Cómo llevar el ritmo de la música
Cómo llevar el ritmo de la música
Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on whatsapp

Cómo llevar el ritmo de la música

Para poder bailar correctamente necesitarás saber cómo llevar el ritmo de la música. No importa si bailas country line dance o cualquier otra disciplina de danza, sin ritmo, no hay baile.

Cabe decir que el country line dance es un poco más benévolo que otros estilos de baile porque los pasos están perfectamente definidos. En principio, no hay lugar para la improvisación.

Pero en bailes de salón, como el Texas Two Step, sin ritmo no puedes bailar. El Two Step utiliza una simple estructura de dos pasos rápidos y dos lentos (o de doble duración). Este patrón se repite constantemente y, sobre él, las parejas evolucionan de forma libre. Si no eres capaz de seguir el ritmo, no podrás seguir a tu pareja.

¿Qué es el ritmo de la música?

Podríamos definir ritmo como un patrón de acontecimientos que se repiten a lo largo del tiempo.

Referido a la música, el ritmo es el conjunto de pulsos en los que se organiza una composición musical. Los pulsos serían las unidades básicas de sonido que se repiten a cada compás. Un compás encierra una cantidad determinada de pulsos. A esos pulsos los llamaremos tiempos.

La música country, la que bailamos nosotros, suele tener compases de ocho tiempos, en un ritmo regular. El ritmo regular significa que estos patrones de pulsos son siempre iguales. Es decir, que los tiempos siempre duran lo mismo.

Para que nos entendamos, al escuchar una canción, contamos grupos de ocho tiempos y empieza una nueva frase musical que, a su vez, vuelve a tener ocho tiempos de idéntica duración.

Cómo llevar el ritmo de la música - metrónomo

Y esto es así hasta que el compositor decide insertar, por ejemplo, media frase. Normalmente, en esa “media frase” que tiene sólo cuatro tiempos en lugar de ocho, el coreógrafo insertará un puente para no perder la sincronización con la canción.

El ritmo irregular

El ritmo irregular no se da en la música country. Aun así, me parece muy interesante hablarte de él, sobre todo porque te ayudará a comprender un poco mejor lo que es el ritmo.

Podríamos definir el ritmo irregular como compases compuestos de pulsos de distinta duración. Sin poner un ejemplo no es sencillo entender este concepto. Cuando contamos los tiempos con ritmo regular, con ocho tiempos por compás, contamos del 1 al 8 y cada tiempo dura igual que el anterior, como los tic-tac de un reloj.

Ahora imagina un compás formado por cinco tiempos en los que los tres primeros tienen una duración y los dos últimos otra distinta. Tras estos cinco tiempos, comienza un nuevo compás –una nueva “frase”- que mantiene el mismo patrón.

Dave Brubeck fue un reconocido compositor y pianista de Jazz muy aficionado a los ritmos irregulares. En una de sus más brillantes composiciones, Take Five, puedes ver como los compases tienen cinco tiempos, con los tres primeros de una duración y los dos últimos ligeramente más rápidos.

Dave Brubeck en 1954

Dave Brubeck, al piano, interpretando Take Five. Paul Desmond, saxo; Eugene Wright, contrabajo; Joe Morello, batería.

¿Es bailable una canción con un ritmo irregular?

Desde luego que sí. Todo lo que hay que hacer es adaptar los pasos a los pulsos de la música. Exactamente igual como si se tratara de una canción con ritmo regular.

Para comprobarlo, echa una ojeada a la coreografía que se hizo para otro tema de Dave Brubeck con el mismo ritmo de 3+2, Unsquare Dance.

En 1961 Dave Brubeck lanzó su tema Unsquare Dance. A pesar de su estructura, es posible bailar este tema.

¿Cómo se puede llevar el ritmo de la música?

Intenta hacerlo de forma inconsciente. Elige una canción sencilla, sin demasiados instrumentos y de ritmo medio. Escúchala con atención y deja que un pie o un dedo de golpecitos mientras la escuchas. Hazlo sin distracciones. No pienses en otra cosa que en la propia canción y deja que los golpecitos salgan espontáneamente.

Para llevar el ritmo de la música tienes que fijarte en los instrumentos que forman la parte rítmica. Concretamente, la batería y el bajo son los dos instrumentos que más te ayudarán a identificar los tiempos.

El bombo de la batería lleva la base rítmica
El bajo también lleva el ritmo

Un caso práctico

Haz la prueba con esta versión de Terry Clark del tema Poor, Poor Pitiful Me. La canción comienza con unos golpes al cencerro. Cada golpe es un tiempo. Así que empieza dando un golpecito con tu dedo en la mesa a cada golpe de cencerro. Intenta sincronizarte con él y después, simplemente déjate ir.

El cencerro dejará de sonar pero tú seguirás llevando el ritmo de la música. Comprueba cómo cada golpecito de tu dedo coincide con un golpe de batería o una nota del bajo. Un poco más adelante en la canción, el cencerro volverá a aparecer y tus golpecitos seguirán sincronizados con él.

Si es así, todo va bien y eres perfectamente capaz de llevar el ritmo de cualquier canción.

En caso contrario podrías sufrir de arritmia musical.

Terry Clark interpreta Poor, Poor Pitiful Me.

¿Qué es la arritmia musical?

Podríamos definir la arritmia musical como la imposibilidad de seguir el ritmo de la música durante el baile. Hablamos de una imposibilidad física.

Para comprobarlo, se hizo un estudio simultáneo en dos universidades canadienses, la Universidad de Montreal y la Universidad McGill.

Seguir el ritmo de la música, dando palmadas o golpecitos con el pie en el suelo, es una tarea sencilla para la gran mayoría de las personas. Incluso aunque se produzcan variaciones, cambios en la velocidad de la música.

Podría decirse que todos nosotros tenemos un mecanismo interno capaz generar pulsos. Son del mismo estilo de los que se utilizan para medir el tiempo. La mayoría de personas podemos adaptar la velocidad de ese generador de pulsos a los requerimientos de factores externos, como la música.

Cómo llevar el ritmo de la música - Metrónomo BN
El "metrónomo" de algunas personas deja de funcionar en cuanto oyen música

Sin embargo, el estudio revela que efectivamente existen personas “sordas al ritmo”. Pueden seguir un patrón, en silencio, sin que haya un estímulo externo. Pero en cuanto oyen la música su “generador de pulsos” es incapaz de seguir el ritmo.

Puedes ver el estudio completo en la publicación que hizo la Royal Society Canadiense.

¿La arritmia musical imposibilita la práctica del baile?

La arritmia musical pone muy difícil las cosas para bailar. Sobre todo complica muchísimo la práctica de bailes de salón con pareja. Afortunadamente, el country line dance permite bailar incluso a las personas con arritmia musical.

En tu primera clase de baile se te amontona el trabajo. Tienes que enseñarles a tus pies a moverse de un modo nuevo y complicado. Ya no es suficiente con andar o correr. Ahora tienen que hacer extraños grupos de pasos. Un montón de ellos. Y tienen que hacerlo al ritmo de la música.

Cómo llevar el ritmo de la música - Bailando

Aprender country line dance, además de sus múltiples beneficios en general y para el cerebro, es una gran ayuda para mejorar o solucionar la arritmia musical.

Cuando aprendemos una nueva coreografía, lo hacemos sin música, simplemente contando del 1 al 8 en cada grupo de pasos. Según el estudio sobre la arritmia musical al que he hecho referencia antes, las personas que sufren esta disfunción sí pueden seguir el ritmo si no hay música por medio. Es decir, pueden aprender y memorizar los grupos de pasos manteniendo un conteo de compases “silenciosos”.

Esto parece que es así porque el “pulsómetro” interno que todos tenemos sigue funcionando.

Si tienes arritmia musical, al bailar con la canción, tienes que seguir contando del uno al ocho, como si no hubiera música. Simplemente, a base de ir bailando esa coreografía, te irás sincronizando poco a poco con la música. Seguirás teniendo problemas con las nuevas coreografías, pero podrás bailar las que ya sabes como cualquier otra persona.

Cada vez te costará un poquito menos.

Cómo afecta el ritmo a tu estado de ánimo.

Ya hemos visto cómo ese ‘pulsómetro’ interior que todos tenemos reacciona y se acopla al ritmo de los estímulos que percibimos.

Por este motivo, el ritmo afecta a nuestro estado de ánimo. Elige un par de canciones que te gusten mucho, una rápida y otra mucho más relajada. Si son temas que hace bastante tiempo que no oyes, mejor.

¿Te pasa que la canción más rápida te invita a moverte? Y la lenta, ¿te relaja? Nos pasa a todos.

En ocasiones, cuando necesitamos un impulso para levantarnos, para ponernos en marcha, una sucesión de canciones alegres nos pone en órbita. Funciona mejor que un café. Claro que si las combinas con ese café entonces el efecto es para todo el día.

¿Y qué pasa si tras un día ajetreado acabamos la jornada con música tranquila y relajante? Probablemente dormiremos mucho mejor y descansaremos más. ¿Tú qué opinas?

El ritmo de la vida.

Bailar te da equilibrio en todo lo que haces. Cuanto más sensible eres al ritmo, más se abren tus sentidos a todos los demás estímulos que te llegan por todas partes.

Estoy convencido que las personas que bailamos disfrutamos mucho más de la vida. Mientras el cuerpo lo permita, pienso seguir bailando todos los días con la música que más me gusta.

¡Ah! Y al parecer cuánto más bailas más tiempo vives y en mejores condiciones. Pero de esto ya hablaremos otro día.

Xavi Barrera

Enseñando a bailar Country Line Dance desde 2004.

Esta entrada tiene 8 comentarios

  1. Que bueno Xavi. Yo también opino que una buena canción con un buen ritmo levanta el ánimo y ayuda a realizar mejor cualquier tarea. Me encanta escuchar música y mucho más bailarla. Desde que comencé a bailar todos mis sentidos han mejorado notablemente y me encuentro mucho mejor físicamente y mentalmente. Gracias por tus artículos, son estupendos. !!!!.

    1. Xavi Barrera

      ¡Muchas gracias, Loli!

      Efectivamente, no hay como empezar el día con buena música y buen ritmo. Te da energía y muy buen rollo.

      Los problemas que aparecen cada día parecen mucho menos importantes con una banda sonora adecuada y mucho baile.

Deja un comentario

Cerrar menú